martes, 24 de junio de 2008

El peor sitio para tu salud II


Recientemente comentábamos en Demedicina que la diferencia en la localización en un lugar o en otro puede producir efectos en tu salud. Hoy seguimos refiriendo sitios en los que es mejor no dejar tus objetos o situarte tú mismo.

El peor sitio para dejar tu bolso: la encimera de la cocina. Tu bolso más fashion es un “contenedor” de gérmenes (más de 10.000 bacterias por centímetro cuadrado en el fondo), y un tercio de los bolsos dan positivo para bacterias fecales (¡agh!). Piensa dónde lo dejas “aparcado”: en el piso del autobús, debajo de la mesa del restaurante, incluso en el suelo del baño público, ¿de verdad lo quieres poner sobre la encimera de la cocina? Mejor sobre una silla.

2288352690_95094f92c9.jpgEl peor servicio en un baño público: el del medio. La cabina central tiene más bacterias que cualquiera de los demás. No, no es que vayas a infectarte con un ETS, pero puedes enfermar de muchas otras maneras si tu cuerpo contacta con alguna de las superficies del baño y no te lavas las manos al terminar.

El peor sitio en tu clase de fitness: al frente y en el centro. Puedes pensar que quieres estar cerca de los espejos para poder mirar tus progresos, pero la sesión puede ser mejor si no te estás viendo. Las personas que realizan ejercicio en habitaciones sin espejos se sienten menos presionadas y menos distraídas que las que los practican en habitaciones con espejos, lo dicen los estudios.

El peor lugar para guardar las medicinas: el botiquín. Un baño normal puede alcanzar una temperatura tras una ducha caliente de cuarenta grados Celsius, mucho más elevada de la recomendada para la mayoría de los medicamentos (25º). El famoso Dalsy, un jarabe de ibuprofeno para niños no debe superar los 20º. Mantenerlos en el baño significa no respetar sus temperaturas de almacenamiento recomendadas y puede traer problemas para la salud. Mejor depositarlos en un lugar fresco y seco.

El peor sitio para tu televisor: donde sueles cenar. Muchos estudios demuestran que la distracción es enemigo de tu figura. Delante de la tele se come más rápido y más cantidad de comida que, por ejemplo, escuchando música. Procura comer y cenar con el televisor apagado, además de mejorar tu salud, mejorará las relaciones con tu familia.