martes, 24 de junio de 2008

Piel y Deshidratación

Piel y Deshidratación

La concientización social sobre la importancia de cuidar y proteger la piel del sol veraniego es cada vez mayor, pero durante los meses de frio esta parte de nuestro cuerpo se convierte en la gran olvidada Sin embargo, hay muchos factores propios del inviemo que causan importan­tes daños a la piel y que producen, a largo plazo, deshidratación y envejecimiento, además de incrementar el riesgo de sufrir ciertas enfermedades producidas por el frio. Los dermatólogos recomiendan conocer qué tipo de piel tiene cada persona y brindarle, durante todo el año, los cuidados especificos que requiere, sobre todo ante condiciones climatológicas adversas.

Tipos de piel y causas de su deterioro en invierno La piel actúa como una barrera de protección ante cualquier cambio exterior y su fundón, entre otras, es proteger al resto del organismo de las inclemen­das meteorológicas. Sin embargo no todas las pie­les son iguales, el grado de sensibilidad es diferen­te y por tanto su reacdón también. Por esta razón, los dermatólogos subrayan la importan da de que cada persona conozca con exactitud las caracterís­ticas de su piel y el grupo al que pertenece: grasa, normal, seca y muy sensible.

La piel muy sensible es la que más sufre en invier­no y en verano. Se caracteríza por ser muy irritable tanto con los cambios de temperatura o las altera­dones climatológicas como por el roce con dertas prendas de vestir. Asimismo, este tipo de piel tien­de a sonrojarse y alterarse con fadlidad. En estos casos el cuidado y la hidratadón deben ser aún mucho mayores que en las pieles normales, mix­tas o grasas. La piel seca suele agríetarse y resecar­se con facilidad si se le somete a aire frío ytam bién necesita una adecuada hidratadón. La piel grasa aguanta mejor los cambios bruscos detemperatu­ra, asi como los rígores propios del inviemo y el verano.
Esta es la clasificadón general que los dermatólo­gos hacen de las pieles, aunque al mismo tiempo reconocen que en la mayoría de las personas se dan varías tipos de piel a la vez dependiendo de las zonas del cuerpo. Por ejemplo, la zona central de la cara (nariz, frente y mentón) siempre es más grasa que las mejillas y zonas próximas a las orejas. En el tronco ocurre igual por­que en la columna y centro del pecho tenemos más grasa que en los laterales, brazos ypiemas. En definitiva, todas las personas tenemos pieles más o menos mixtas, pero a la vez hay quien tiene zonas muy secas portado el cuerpo. La piel va evoludonando y modificándose con los años. Asi, una misma persona puede pasar por varios tipos de piel a lo largo de su vida.
Los principales factores asociados al invierno que afectan de forma negativa a la piel son el frío, el viento, la hume­dad, los cambios bruscos de temperatura ambiental (con­trastes de frío y calor) o la sequedad producida por algu­nas calefacciones con excesivo calor, principalmente las de aire caliente. Todo ello provoca una gran deshidrata­dón además de alteradones cutáneas que se traducen visualmente en una piel seca, descamada y fisurada, que a largo plazo con lleva un envejedmiento mayor de la piei. La Academia Española de Dermatología, que reúne a un gran número de profesionales médicos, subraya que el frío es uno de los factores que más perjudica la buena salud-de nuestra piel. otras causas de su envejedmiento son el sol, la edad, el tabaco o el estrés. El portavoz de la Academia aconseja la utilizadón a lo largo de todo el año de una crema hidratante con Áddo Láctico - Urea para preservar la piel ante cualquier agente extemo.